jueves, 12 de febrero de 2015

PUESTA EN MARCHA FORMACIÓN DE FORMADORES-GUÍAS

El 24 de enero nos reunimos en el Centro Arrupe veintidós personas procedentes de las diferentes comunidades de la región Andalucía-Canarias, excepto Córdoba.
La razón del encuentro era la propuesta para una formación de formadores-guías que surgía del equipo de guías de Sevilla, aunque el origen podríamos encontrarlo en las  recomendaciones hechas a la asamblea nacional reunida en Salamanca el pasado verano, donde surgió en varias ocasiones la necesidad de formación específica para quienes realizan este servicio.
Desde el equipo de formación se dio a conocer un proyecto que resultaba fascinante, con un proceso formativo  desarrollado en cinco sesiones que abarca desde lo más específico de la espiritualidad ignaciana al conocimiento y puesta en práctica del DEAE. Esta parte de formación se ha completado con una mañana abierta a todas las personas de la comunidad en la que se abordan prácticamente los mismos temas; lo que hace que el impacto del proyecto sea mayor. Ese proyecto se había puesto en marcha en otras comunidades y la gente se mostraba encantada. Así que vista la necesidad y la oferta, qué mejor que aprovecharla.
Y ahí nos encontramos el sábado esas veintidós personas con Benji, que es quien lleva el proyecto.
Para gran sorpresa de todos y todas, se trató de una mañana en la que trabajamos la unidad 0; es decir, una presentación de los objetivos del proyecto, de sus exigencias, de la dinámica a seguir para que cada uno y cada una nos planteáramos si eso respondía a nuestras expectativas o no y si, aun en el caso de que la respuesta fuese afirmativa, podríamos asumirlo o no.
Otra sorpresa, esperábamos un curso de formación, pero se trata de una propuesta de formación y hay diferencia en ese cambio de palabras. Al igual que en el hecho de que se hable de “formadores-guías”.
Comenzamos presentándonos y haciendo una lista de aquello que esperábamos de esta formación. Seguimos luego con un ejercicio en el que nos situábamos en el plan de formación teniendo en cuenta los aspectos que éste destaca como partes de nuestro ser CVX y con los indicadores que en cada etapa se indican como propios. Y comprobamos que, más allá de la etapa a la que pertenezcamos “oficialmente”, a la hora de evaluarnos, podemos situarnos en etapas diferentes en cada uno de los aspectos. Es más, en distintos momentos de nuestra vida, podríamos situarnos en otros niveles, porque no somos estáticos, porque pasamos etapas diversas, por muchas razones. Y por eso, llegamos a la conclusión, tras ver los resultados, de que es necesario coger de vez en cuando ese plan y revisarnos en el grupo. Es más, nos dio la impresión de que sería un elemento muy útil para, una vez hecha esa evaluación en grupo, los resultados se pudiesen poner en común a nivel comunitario.
Tras esta toma de temperatura, Benji siguió con la presentación del proceso de formación. Realmente hay que destacar la metodología, porque al desplegar cada sesión resultaba evidente su importancia, la lógica con que se ha diseñado, cómo va enlazándose todo el proceso y, finalmente, la importancia de entrar en él con toda la seriedad y la implicación que se exige.
Al terminar todos recogíamos que el proyecto iba mucho más allá de nuestras expectativas iniciales, que se veía intenso, pero que nos merece la pena embarcarnos. Incluso a aquellos que no son guías en estos momentos, porque, como destacaba Enrique, esta formación no sólo es útil para guías actuales o futuros sino para cualquier persona, es realmente una formación de líderes que puedan servir a un grupo concreto, a la comunidad, a la familia, allí donde trabajamos,
Por un lado es el fruto esperable de la espiritualidad ignaciana, pero hay que reconocer que es el resultado de un trabajo de elaboración del proceso de formación ante el que hay que quitarse el sombrero.
Si alguien no se ha apuntado por perecilla o por alguna duda sobre si merece la pena dedicar cinco sábados (que son dos este curso y tres en el siguiente, ¡atención!) tenedlo muy claro, los que estuvimos en esta sesión inicial salimos convencidos de que es una inmensa suerte que en Sevilla se vaya a realizar esta formación.
Y si no podéis liberar un sábado, el domingo por la mañana dará pie a disfrutar de la riqueza que tenemos en esta comunidad CVX-España que nos ofrece un trabajo de hondura y práctico a la vez.
Nos vemos en la sesión 1.
Bea Blesa CVX-Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada